wageindicator logo Tusalario.es Usted comparta, nosotros comparamos

Existe una brecha salarial de género en toda la UE, pero las mujeres eslovenas y polacas son el ejemplo para acabar con ella - 02-11-2016

Las brechas salariales de género, es decir, las desigualdades en el sueldo de las mujeres que realizan un trabajo del mismo valor que sus compañeros varones, abundan en toda la UE. Todos los Estados miembros de la UE muestran estas brechas, que van desde un simple 1% de media en el Estado balcánico de Eslovenia hasta un abismal 28% en el Estado báltico de Estonia. Las principales economías de la UE, Alemania, Francia y el Reino Unido, muestran brechas salariales de género del 22%, 20% y 16% respectivamente. La brecha salarial de género suele situarse entre el 10% y el 20%. Este patrón se repite cuando se tienen en cuenta las gratificaciones y dietas que complementan el salario neto de las trabajadoras. Sin embargo, hay algunos rayos de esperanza para las mujeres europeas.

El primero de ellos es Eslovenia. No solo no existen apenas evidencias de discriminación de género en general (1% de media), sino que en lo referente a gratificaciones y dietas, las mujeres superan a los hombres. A ellas les pagan más por las horas extra y reciben mayores compensaciones por gastos y más gratificaciones anuales y dietas para vacaciones. Además, participan más en programas para el cuidado de los hijos, seguros médicos y fondos de pensiones que los eslovenos. Aparte de Eslovenia, solo Polonia parece ser otro Estado miembro de la UE en las que las mujeres cuentan con una posición de fuerza en la negociación colectiva. Aquí, la brecha salarial de género media se salda a favor de los hombres con un 5% (porcentaje relativamente bajo a nivel europeo). Pero en lo referente a las prestaciones, las mujeres logran mejores condiciones en cuanto a los pagos por desempeño, las compensaciones por gastos, las gratificaciones y las dietas. Los polacos, no obstante, participan con más frecuencia en seguros médicos y planes de pensiones.

En cuanto a los lugares en los que las mujeres quedan por detrás de los hombres en cuanto a gratificaciones y dietas, hay que mencionar, además de las grandes economías de Francia, Alemania y el Reino Unido, a Italia, España, Portugal, Bélgica, los Países Bajos, Irlanda, los países escandinavos y los Estados centroeuropeos de Austria, Hungría y Rumanía. Así las cosas, quedan pocas excepciones de países en los que las mujeres superen a los hombres en una o más de las prestaciones investigadas (véase la siguiente tabla).

El tratamiento más igualitario se observa la mayoría de las veces en el importante terreno de los programas de cuidado a los hijos. En este ámbito, las diferencias de tratamiento a causa del género tienden a ser pequeñas. Este hecho estadístico, y los rendimientos de las mujeres eslovenas y polacas en sus respectivos mercados laborales, muestran que la brecha salarial de género se puede reducir mediante una mezcla favorable de políticas nacionales y capacidad individual en la negociación colectiva.

Informe: Análisis de la brecha salarial de género en dietas y gratificaciones monetarias y no monetarias

Fecha: 17 de octubre de 2016

¿En qué consiste el proyecto de la Brecha salarial de género WITA?

With Innovative Tools Against Gender Pay Gap – WITA GPG (enero 2015 - diciembre 2016) tiene como objetivo hacer una contribución significativa a la reducción de la gran y persistente brecha salarial de género, empleando herramientas innovadoras contra la brecha salarial de género. Esto es posible gracias al programa PROGRESS de la Comisión Europea, subvención de acción Nº 4000004929. Una de las actividades consiste en comparar los salarios de hombres y mujeres al nivel de los grupos ocupacionales y publicar los resultados en los sitios web nacionales de WageIndicator de los 28 Estados miembros de la UE y Turquía, así como su difusión a través de comunicados de prensa.

Más información sobre el proyecto WITA